Traje a medida, nuestro proceso de elaboración «Made to Measure»

Para el primer post del Blog te vamos a explicar como llevamos a cabo el proceso de elaboración de nuestro traje a medida para que nos conozcas más de cerca y veas como hacemos las prendas.

En primer lugar, decir que en nuestra Sastrería a día de hoy, trabajamos con un proceso industrial (Made to Measure), esto quiere decir que las prendas en gran parte, estarán cosidas a maquina. Todo el proceso de elaboración del traje a medida se elabora en una cadena de trabajo en la que la parte humana es lo más importante porque aún usando maquinas, éstas necesitan de una persona detrás que tenga los conocimientos necesarios para que todo salga bien.

En el proceso “Made to Measure” hay muchas partes que se rematan a mano, como por ejemplo  puede ser el cuello (parte importantísima en el aplomo de una chaqueta), los forros interiores o el pegado de los botones entre otras.

En el proceso de elección de la prenda una vez escogida la tela y forro (en otro post profundizamos en este tema, uno de nuestros pasos preferidos, ¡no os lo perdáis! ) pasaremos a seleccionar todos los detalles que puedas imaginar.

AMERICANA

Botones:

Hay que pensar si se quiere una sola fila de botones o doble botonadura. La sola fila de botones es la más utilizada y más operativa para el día a día, sin embargo la doble botonadura es mucho más elegante (según nuestro punto de vista).

Si tu elección es de una fila, pasamos a valorar si te apetecen 2 o 3 botones, para las personas que nos gusta el cierre bajo de la chaqueta una opción a valorar son los 3 botones pero con el quiebre a 2º ojal, esto quiere decir que el aspecto de tu chaqueta será de 2 botones con la solapa larga pero con el detalle de tener un 3º ojal en el recorrido de la solapa que da un “toque” de clase a tu americana.

La tendencia de un tiempo a esta parte es hacer americanas con un solo ojal, sin embargo esto lo hacen algunos sastres desde hace décadas. Para nosotros una americana solo debería llevar un ojal/botón si se trata de un Smoking, pero es más una cuestión de gustos personales.

Aberturas:

La siguiente elección son las aberturas en la espalda, siendo dos lo más frecuente, clásico y cómodo desde luego, tambien hay opción de que tenga una abertura central o que no tenga ninguna y ser cerrada, esta última opción se ve algo más anticuada.

Bolsillos:

En cuanto a los bolsillos, puedes elegir entre rectos, inclinados, con cerillera exterior, con cartera o sin ella, etc…

Existe el bolsillo tipo “parche” que es una opción muy válida para americanas más sport pero menos recomendable para trajes formales, aunque en Italia lo utilizan desde hace tiempo también para este tipo de trajes.

Solapa:

Una parte importantísima de la americana es la solapa, la mayor parte de las veces lo primero en lo que alguien se fijará en tu americana será en esto.

Puede ser clásica, con las puntas “matadas» (redondeadas) esto es un claro signo de Sastrería española, con el Cran (unión de la solapa con la tapa del cuello) formando un ángulo ligeramente obtuso, de una anchura proporcionada a la talla de cada uno o bien puedes elegir un ancho mayor o menor según sea tu gusto personal.

Otra solapa que puedes elegir será la de pico, siendo más habitual para las prendas de ceremonia, etiqueta o para americanas cruzadas.

Mangas:

La bocamanga de la americana, llevará una serie de botones (podrás elegir el número siendo 3 la opción más tradicional o 4 más actual) con sus respectivos ojales, que podrán ser rectos o ligeramente inclinados si te apetece.

La linea de hombro que quieras llevar también se puede elegir al principio, aunque este detalle durante el proceso de pruebas podrás también valorarlo y modificarlo.

                  Americana a medida de punto       americana-en-punto-prueba

De un tiempo a esta parte la tendencia es a prendas más descargadas de hombreras, buscando una continuidad entre el hombro y la manga, sin apenas salto entre la corona de la manga y el hombro, esto se consigue utilizando un burlete o “chorizo” más fino.

La linea de hombro natural  nos gusta muchísimo, la hombrera fina es mucho más confortable ya que la prenda se ajusta más a tu cuerpo, sin embargo que exista un pequeño salto en la corona lo vemos muy elegante.

PANTALÓN

Pliegues:

Lo primero que escogeremos en el pantalón serán los pliegues que quieras que lleve.

Recto (sin pliegues) si es para un pantalón más ajustado, un pliegue para dar comodidad o dos pliegues si buscas un aire tradicional.

Una opción más atrevida es hacer uno o dos pliegues invertidos que en vez de llevar el fuelle hacia la costura lateral del pantalón, los llevará orientado hacia la bragueta.

Bragueta:

Podrás escoger cremallera para la bragueta o botones, siendo esta última opción la más elegante y tradicional.

Bolsillos:

Al igual que en la americana los bolsillos también pueden variar, rectos a la costura para una imagen más limpia y de continuidad con la costura lateral, inclinados para más comodidad al introducir la mano o un bolsillo de doble vivo que puede dar un aspecto informal.

El bolsillo americano, horizontal puede ser otra opción para un pantalón de sport.

Bajo:

El bajo podrá llevar vuelta o ser sencillo . En este tema hay un gran debate y dede luego muy subjetivo, hay gente que quizá encuentre más elegante la vuelta o viceversa.

Si sueles llevar tirantes pon siempre botones interiores y también puedes escoger la opción de una pretina sin pasadores para cinturón, escoger unos ceñidores laterales (cabillos) que darán un “toque” espectacular al pantalón.

TOMA DE MEDIDAS

Una vez elegidos todos los detalles personales de cada uno, el siguiente paso es la toma de medidas anatómicas y valorar todas las especificaciones de cada cliente, configuración de hombros (bajos o altos), posición de espalda (cargado o erguido), fuerte de pecho o estomago pronunciado (se aplicarán determinadas pinzas para dar forma y volumen) etc… Miramos cada detalle para que tu traje a medida quede perfecto.

Esta parte es fundamental para el resultado final de la prenda, si ya tienes prendas nuestras o en un futuro te haces alguna, sabrás o comprobaras que no utilizamos “prenda testigo”, es algo de lo que estamos muy orgullosos. Trabajamos con un patrón para cada cliente teniendo en cuenta su anatomía, como mencionamos antes.

PROCESO DE ELABORACIÓN DEL TRAJE A MEDIDA

MADE TO MEASURE

Con toda la información de las medidas se trazará un patrón personalizado del cliente, no habrá otro igual, y se procederá a cortar el traje a medida.

Un momento importante que cabe destacar, es la fijación de la entretela al delantero de la americana. Nosotros trabajamos con la prenda entretelada, esto quiere decir que la tela irá cosida a la entretela, lo que dará una durabilidad y acoplamiento al cliente mucho mayor que si fuera termofijada ya que ésta opción reduce la vida de la americana.

Explicamos lo de la entretela termofijada, al fijar una entretela con calor algo inevitable que ocurra, con la limpieza en tintorerías, es que al final acabará despegándose, la limpieza es en seco y se aplican temperaturas muy altas en el proceso por lo que derretirá el pegamento y saldrán “pompas” en el tejido que será imposible eliminar.

Como os comentábamos al principio las partes del traje a medida irán cosidas a maquina.

El proceso artesanal, a mano, consigue una forma y volúmenes de la prenda únicos e inigualables en un traje a medida, aunque como podréis imaginar sube el número de horas de trabajo y por lo tanto el precio que tendrá al final la prenda.

Aproximadamente a la mitad del proceso de elaboración se realizará una prueba hilvanada de la americana, en la que se comprobarán que todas las medidas y especificaciones que valoramos al principio fueron correctas.

En el proceso artesanal del traje a medida equivaldría a una segunda prueba aproximadamente ya que la primera que realizan es apenas con la tela.

Una parte importante de esta prueba será el aplomo de las mangas, dependiendo de la posición en reposo de los brazos, las mangas deberán ir mas adelantadas o más traseras y también de los hombros y el cuello que es donde apoya el mayor peso la chaqueta y debe quedar bien ajustado a tu cuerpo.

Tambien se valorará la altura para el quiebre de la americana, y se colocarán los ojales en proporción.

Se finaliza la prenda y se vuelve a probar ya con el trabajo de plancha realizado quedando pendiente cualquier pequeño ajuste.

Todo este bonito proceso suele tardar en completarse alrededor de un mes, y una vez tengas tu patrón afinado, las siguientes prendas estarán listas en unas tres semanas.

Muchas gracias, hasta el siguiente post!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *